Producción de sujetos fascistizados

Todo fascista en 2018 te dirá que tú eres el fascista”

Rob Riemen

Cada vez tengo más claro que medios como La Sexta están formando fascistas haciéndoles creer que ellos son los críticos y defensores de un punto de vista justo o igualitario. Están formando (o mejor dicho deformando) sujetos con un odio visceral tremendo hacia quienes creemos en la libertad y defendemos un sistema mejor y mas justo para todas.

Son medios que se sitúan en la posverdad, consolidando versiones muy difuminadas de la realidad y demonizando todo aquello que haga un poco de daño a los poderosos, a los que éstos defienden.

Estos medios lacayos no están interesados ni lo más mínimo en la objetividad. Un ejemplo de ello es que ninguno ha cubierto el juicio a los presos políticos catalanes, cuando siguieron el minuto a minuto de las primarias del PP o el ascenso de Vox, y no se explica el auge de la derecha sin el ingente apoyo mediático que se les brinda.

Otro ejemplo claro del papel que juegan es que están siendo usados para verter la propaganda de guerra imperialista. 

El anticomunismo feroz que estos medios emanan y la manipulación y confusión que vomitan actúa con la finalidad de consolidar imaginarios en el lego (y no tan lego), muy nocivos para la construcción de herramientas que puedan servir en alguna medida para la emancipación.

Uno de ellos puede ser la falsa idea de que quienes combatimos esos imaginarios con argumentación seamos vistos como elementos subversivos muy radicales. La forma de actuar más común y cada vez más extendida de estos sujetos es la de recurrir a la represión, reprimiendo tu forma de pensar o censurando tus posicionamientos.

En esta línea es común escuchar afirmaciones tales como: “la ultraderecha es igual que los muy izquierdosos” o “los polos opuestos se tocan”. Estás afirmaciones solo pueden ser defendidas desde la confusión y el total desconocimiento de los objetivos de uno y otro posicionamiento.

Es decir: los antifascistas no tenemos nada que ver con los fascistas, somos quienes nos oponemos a su intolerancia y xenofobia sin fundamento, para defender la tolerancia, la inclusión y la armonía. Eso no significa que haya que tolerar al intolerante y permitir que su posición se perpetúe.

Los anticapitalistas nos oponemos a la injusticia de un sistema basado en la explotación que ejerce cierto sector de la sociedad a la mayoría social. Curiosamente ese sector de la sociedad es el mismo que es dueño amo y señor de estas herramientas de confusión y las usa a su antojo y beneficio.

Entonces si coincides en los posicionamientos que defienden estas herramientas, tu lógica se encuentra cómoda defendiendo estos postulados, y te dedicas a reprimir de manera visceral a quienes decimos o defendemos otra realidad, probablemente de los dos tú seas el fascista.

Aday Hernández




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

×