En respuesta al artículo de Libertad Digital sobre los inmigrantes en Canarias

Circula mucho por las redes sociales y los grupos de Whats App un artículo publicado el 5 de noviembre en el medio digital derechista Libertad Digital titulado “Bolsillos llenos de dinero y móviles de guerra: ¿quiénes son los inmigrantes que llegan a Canarias?” (1)  que ofrece “información” sesgada y poco fiable que considero oportuno desmentir.

En primer lugar, se detecta una impresionante contradicción cuando el artículo dice que la situación actual es una posible reedición del año 2006, en el que llegaron 32.000 inmigrantes africanos en situación irregular, dando el dato de que este año han llegado 11.800, casi tres veces menos. Es decir, se afirma que actualmente tenemos la misma situación en la que llegaron prácticamente tres veces más (2,9 veces) que ahora.

En segundo lugar, se habla de un cambio del perfil del inmigrante. Según el digital, ahora los inmigrantes vienen sanos, con ahorros y teléfonos móviles lo cual, al parecer, es preocupante y sospechoso. Aquí se refleja un importante desconocimiento del fenómeno migratorio y una clara intención de generar rechazo a la inmigración africana. Primero, porque se obvia que muchos vienen desde Mali, país que está asolado por la crueldad de una guerra en la que participa Francia y operan diversos grupos yihadistas (merece la pena recordar que de las guerras huyen las distintas clases sociales, es decir, ser refugiado no implica necesariamente ser pobre). Segundo, porque se desconoce que la mayoría de los migrantes económicos que buscan empleo son, a lo largo y ancho del mundo, o bien de la clase media (personas con cierto nivel económico y cultural) o bien personas que cuentan con un importante respaldo económico familiar (y en ocasiones se suma el vecinal o comunitario) que les permite salir de su país con cierto colchón económico. Es decir, las personas que tienen posibilidades de ser inmigrantes económicos internacionales son aquellas que tienen cierta capacidad económica para cubrir los gastos de salida, aunque no debemos obviar la existencia de personas que vienen prácticamente sin ahorros de ningún tipo o que siendo subsaharianos trabajan durante años en el norte de África para ahorrar y poder continuar su camino hacia Europa. En la situación actual, algunos de los magrebíes que vienen son propietarios de pequeños negocios que, al ver que la economía de su país está siendo golpeada por la crisis del coronavirus, deciden aprovechar que aún cuentan con ahorros para tratar de ir a Francia, siendo Canarias simplemente un lugar de paso para ellos. Pero no olvidemos que, además, muchos de los africanos que llegan lo hacen no sólo con la intención de ir a Europa, sino también en busca de oportunidades por cuestiones económicas o huyendo de guerras y persecuciones por razones étnicas o religiosas. Y, en tercer lugar, porque es ridículo insinuar que tener un móvil implica holgura económica. El teléfono móvil es un artículo totalmente universalizado y hace mucho que dejó de ser un bien vinculado a tener comodidad económica, si es que alguna vez llegó a serlo.

Debemos ser conscientes de que Libertad Digital es un digital profundamente conservador que podríamos ubicar sin exagerar en la ultraderecha. Lo que ocurre es que la ultraderecha ha actualizado su discurso público racista sobre el fenómeno migratorio, de manera que elaboran un discurso que busca ser aceptable para la ciudadanía. Hablamos aquí del denominado «racismo democrático» al que apela sistemáticamente este artículo. El racismo democrático es aquél que se justifica y legitima apelando a valores propios de un sistema democrático, de modo que a menudo pasa desapercibido y no suele considerarse racismo. Este tipo de discursos justifican políticas agresivas contra la inmigración en base a cuestiones de justicia social (“si vienen inmigrantes se quedan las ayudas sociales y no podremos reducir las desigualdades de la población local”), en base a cuestiones de seguridad sanitaria (“pueden tener el ébola” se decía hace años, “traen coronavirus” se dice ahora) o en base a cuestiones de seguridad nacional (vienen a cometer delitos o muchos pueden ser terroristas). En este artículo del digital conservador se emplea tanto el racismo democrático de la seguridad sanitaria como el de la seguridad nacional, lo cual demuestra una gran hipocresía por parte de la derecha que aplaudió que España acogiese a terroristas como Leopoldo López o Lorent Saleh. Y no nos olvidemos de que el C.N.I. salvó al cerebro del atentado yihadistas de Las Ramblas, el Imán de Ripoll, de ir prisión y lo utilizó como confidente. Tampoco debemos olvidar que habitualmente Occidente apoya logísticamente, económicamente y/o armamentísticamente a grupúsculos terroristas de corte islamista a lo largo y ancho del globo (en China, Afganistán, Siria, Libia, Mali…).

El punto más vergonzoso del artículo es cuando reproduce el bulo de que la gran mayoría están en hoteles (se habla de un 80%) y de que están con la pensión completa. La realidad es que de los 11.800 que dice el artículo que han llegado, sólo hay en hoteles unos 4.500 (2), es decir, el 38,13%. Y, además, no están con la pensión completa, como muy bien explicó en el Diario de Avisos la directora provincial de Cruz Roja, Maite Pociello, “los inmigrantes que están acogidos en los hoteles ni están a cuerpo de rey, no tienen bufé, solo pollo y pavo casi siempre, ni disfrutan de las piscinas ni mucho menos reciben 10 euros diarios” (3). Aquí, además, el digital ultraderechista tiene el valor de hablar del efecto llamada, a pesar de que no existe dicho fenómeno (4) y de apelar a teorías conspiranoicas sobre supuestos barcos nodriza para explicar “cómo es posible que lleguen hasta nuestras costas y no les pase nada”, cuando resulta que el gran drama de esta cuestión es precisamente que muchos no llegan y mueren ahogados tratando de encontrar una vida mejor. A todo esto se le suma la falsedad de que “no se habla de repatriación”, cuando es rotundamente falso. El ministerio del Interior anunció repatriaciones programadas para mañana martes 10 de noviembre (5). Y, aunque aún falta información sobre cuántos inmigrantes se van a repatriar, el tema es que España y Mauritania llegaron a una serie de acuerdos en el año 2003 que permiten a España deportar al país norteafricano a todo inmigrante del continente, independientemente de su país de origen. El único criterio que deben cumplir los migrantes es haber utilizado Mauritania como lugar de paso. Esto supone que España deportará incluso a refugiados malienses que huyen de la guerra y los dejará a su suerte en Mauritania, aún a sabiendas de que luego las autoridades mauritanas trasladan a estas personas hasta la frontera con Malí y los abandonan. Esta forma de proceder por parte del “gobierno del cambio” español ha sido incluso denunciada por Naciones Unidas, quienes recomiendan, a través de ACNUR, no devolver a los malienses debido a la situación de guerra que atraviesa su país. Denuncia que lleva realizando ACNUR desde enero del presente año, cuando en España se realizaron varias repatriaciones en este sentido (6), pues hasta marzo con el Estado de Alarma para combatir al covid19 las fronteras no se cerraron.

Finalmente quería denunciar la hipocresía de la Europa del Capital, para la cual estas personas simplemente son cosas. En la UE predomina la idea de que la llegada de inmigración debe producirse acorde a las necesidades del mercado laboral de los estados europeos. Es decir, estas personas simplemente son objetos explotables y violables a los que se les permitirá entrar en la Unión Europea sólo si se requiere de mano de obra, y en caso contrario se vulnerarán todos sus derechos fundamentales que tienen, por la sencilla razón de que el empresariado europeo no les necesita. La famosa perspectiva de los derechos humanos de las personas migrantes brilla por su ausencia en Europa. Este es el verdadero rostro de la UE, y quienes defendemos los derechos humanos tenemos que denunciarlo.

Cristian Sima


FUENTES

(1) https://www.libertaddigital.com/espana/2020-11-05/bolsillos-llenos-de-dinero-y-moviles-de-guerra-quienes-son-los-inmigrantes-que-llegan-a-canarias-6678091/

(2) https://www.cope.es/emisoras/canarias/santa-cruz-de-tenerife/tenerife/noticias/estado-aloja-4500-inmigrantes-hoteles-canarias-20201029_970216

(3) https://diariodeavisos.elespanol.com/2020/11/maite-pociello-de-cruz-roja-los-inmigrantes-ni-estan-a-cuerpo-de-rey-en-los-hoteles-ni-reciben-10-euros-al-dia/

(4) https://www.elpaiscanario.com/inmigracion-el-efecto-llamada-que-es-y-por-que-no-existe/ y https://www.youtube.com/watch?v=VsUIUuTCcBc

(5) https://www.canarias7.es/canarias/interior-retoma-vuelos-20201105152832-nt.html




Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

×