¿Quién frena la invasión y el expolio de Canarias?

«Y lo peor es que frente a esta realidad que empuja cada vez más al canario hacia la marginación y lo limita para acceder a vivienda y a otros tantos recursos cada vez más caros, cuando el poder adquisitivo de cualquier europeo o peninsular que venga aquí es claramente más alto que el de la mayoría de los canarios, lo que tenemos es un Gobierno de Canarias que sigue apostando por el desarrollismo infinito»

Esta es la pregunta que toca hoy, a tenor de los datos y de los pronósticos para el futuro próximo. El que no me conozca pensará que me estoy refiriendo a alguna clase de invasión africana vía marítima, pero no, no pienso en nuestros hermanos africanos, ellos solo llegan y pasan de largo, la mayoría. Me estoy refiriendo a la auténtica invasión, silenciosa y continuada de Canarias, la de los europeos y peninsulares con poder adquisitivo claramente más alto que el de la mayoría de los canarios, que llegan para comprar, acaparar y relegar a los residentes canarios, casi siempre en inferioridad de partida. Basta para darnos cuenta con repasar algunos datos recientes: Canarias lidera la venta de viviendas a extranjeros en España desde hace ya bastante tiempo; también es la comunidad donde más hipotecas se están firmando, no precisamente a canarios. Canarias se oferta en media Europa como el paraíso del clima y de las oportunidades, el mejor lugar donde venirse a vivir, a invertir, a montar un negocio, a teletrabajar o a jubilarse. Italia entera se está viniendo a trabajar aquí, de hecho, Fuerteventura ya es prácticamente de los espaguetis. Con la fiscalidad entre las más bajas y multitud de gangas por todos lados, no solo en vivienda, Canarias se oferta en medio mundo como el lugar ideal para invertir. Y por si con esto solo no basta, tenemos al Gobierno de Canarias haciendo campaña para que vengan 30.000 extranjeros de alto poder adquisitivo a teletrabajar a Canarias en los próximos años, como bien anunció no hace mucho la señora consejera Castilla. Y serán más de 30.000 si tenemos en cuenta la guerra en Ucrania, un conflicto que amenaza con congelar a media Europa este invierno por falta de gas. ¿A dónde creen que van a mirar la mayoría de estos europeos para intentar no pasar frío en los próximos años?

Y si observamos un poco más veremos la tormenta perfecta, no solo por las magníficas oportunidades de negocio, la baja fiscalidad o el clima fantástico, es que además hay más oportunidades de compra de vivienda o de negocio que en ningún otro lugar, cuando se estima que en Canarias hay unas 150.000 viviendas vacías, la mayoría en manos de fondos buitres, puestas a la especulación y al lucro de todas las mafias. Tres cuartos de lo mismo para el lucrativo negocio del alquiler vacacional, con la implantación más alta de toda España de esta actividad, sin control alguno o fiscalización que les ponga límite, restando cada día más y más viviendas de larga temporada. Y lo peor es que frente a esta realidad que empuja cada vez más al canario hacia la marginación y lo limita para acceder a vivienda y a otros tantos recursos cada vez más caros, cuando el poder adquisitivo de cualquier europeo o peninsular que venga aquí es claramente más alto que el de la mayoría de los canarios, lo que tenemos es un Gobierno de Canarias que sigue apostando por el desarrollismo infinito, que sigue buscando que vengan más y más turistas, que promueve circuitos, urbanizaciones de lujo y más y más construcciones, y más y más cemento y destrucción, y nada quieren saber de comprar algunas de esas 150.000 viviendas vacías para añadirlas al parque público de viviendas, y nada quieren saber de limitar el alquiler vacacional, como tampoco nada quieren saber de controlar la superpoblación o de limitar la residencia para preservar unos mínimos de calidad de vida en Canarias. Y quizá no quieren saber nada porque ellos también están en el negocio, del otro lado, también ellos especulan y se enriquecen, con el futuro y el de sus hijos asegurado. Solo un dato más: las estadísticas y los estudios hablan de que la población en Canarias va a seguir aumentando sin freno en los próximos años, y no será por la natalidad de las familias canarias, será porque va a seguir entrando gente de fuera de Europa y de la Península a cubrir la demanda continuada de 16 millones de turistas y pelotazos miles. ¿Se han preguntado qué pasará cuando en muchos ayuntamientos, especialmente en los turísticos, la mayoría de la población sea extranjera? Los extranjeros residentes pueden votar en las municipales, y acabarán haciéndose con el poder y el control de nuestros ayuntamientos, y si hoy los canarios mayoritariamente ocupan los trabajos de peor cualificación y engrosan las listas del paro, y las colas del hambre, y lo tienen muy mal para encontrar vivienda o un futuro de vida mínimamente digno, probablemente en el futuro sea mucho peor. ¿En serio no vamos a hacer nada para frenar o revertir este futuro previsible? De nosotros depende, y ahora, si me leen, ya están avisados. Por cierto, Alberto, no es obediencia, ¡es desobediencia!

 

Eloy Cuadra, escritor y activista social

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

×