En defensa de la juventud del siglo XXI

“Estamos ante una generación de gente emocionalmente débil, donde todo debe ser suavizado. Porque ‘todo’ es ofensivo… incluida la verdad.”

¿Cuántas veces habremos visto este tipo de frases en Facebook o en cualquier otra red social? Y no me la acabo de inventar yo, sino que se la vi a uno por internet.

Esa generación a la que tú llamas “de cristal” no nació ayer, sino que lleva siglos existiendo, lo que pasa es que ahora tenemos una libertad para expresar nuestros pesares que antes ustedes no tuvieron, y por eso están así a día de hoy. Esa generación “emocionalmente débil” es la que está cargando con el peso de los estudios, el trabajo y la falta de esperanza ante un futuro que pinta desolador, a juego con el presente que vivimos. Esta generación está teniendo que lidiar con las generaciones anteriores que han causado auténticos desastres y que ahora miran con condescendencia a quienes estamos sufriendo las consecuencias.

Pero se les olvida de qué generación están hablando: están hablando de quienes salen a la calle a protestar para defender su tierra y a su gente de las injusticias, de quienes se suben a la guagua y saludan al chófer, de quienes están sacando adelante grandes proyectos de investigación para mejorar el futuro, de quienes hacen voluntariado para ayudar a animales, de quienes están resignificando su existencia y quienes están reivindicando el orgullo de existir.

Porque no tenemos que pasar por una dictadura para poder reclamar nuestros derechos; porque a veces la dictadura está de puertas para adentro.

Silvia Santana Guerra

 

Imagen de cabecera: activistas acampados en contra de la destrucción medioambiental y arqueológica que supone el megaproyecto turístico en el Puertito de Armeñime (Adeje, Tenerife, Islas Canarias). Fuente: @salvartejita

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

×