“Ex república soviética de Ten Bel” en Tenerife. La ciudad turística postapocalíptica

“La denominación de Ten Bel deriva de la yuxtaposición de los nombres Tenerife y Bélgica, dada su situación en Tenerife y la nacionalidad de su propietario original, un belga”

“Ex república soviética de Ten Bel”. Así titula José Mendoza una serie de fotografías que evidencian el mundo de ruinas en el que se han convertido muchos de los espacios otrora turistificados. Las “ruinas del éxito”, como reflejo de esa huella de destrucción, y auténtico legado improductivo del “modelo desarrollista” canario. Espacios imposibles de habitar y que justifican plenamente lo que describíamos en una de nuestras editoriales hace poco más de un año:

“Canarias ha quedado convertida en una colonia de explotación turística, donde una minoría, utilizando a su antojo todos los recursos que ofrece el Archipiélago, maximiza sus beneficios sin tener en cuenta ningún tipo de sostenibilidad. Solo tenemos que visitar alguno de los abundantes epicentros del desenfreno inmobiliario turístico para verificar las huellas que deja la destrucción: la transformación (destrucción) de una identidad paisajística y telúrica; el desplazamiento de la población local; y la sumisión absoluta de las expectativas laborales del común a ese modelo de explotación colonial. El espacio turistificado supone —dentro de este modelo de colonia de explotación— una auténtica regresión a la peor de las dependencias, puesto que destruye la posibilidad de replantear el espacio colonizado y la reutilización de los posibles recursos generados. Solo tenemos que verificar el aspecto fantasmagórico —postapocalíptico— de la ciudad turística en medio de la pandemia. El capital fijo, en la colonia turística, no deja de ser yeso y cartón piedra, todo amenaza inestable, como un decorado ruinoso y sombrío. Todo se muestra consumido y agotado. Un territorio improductivo sembrado de estructuras inútiles. Las imágenes de esos centros turísticos sin visitantes, con instalaciones y negocios cerrados, son el mejor testimonio de lo que decimos”.

Sin duda, estas imágenes son el mejor ejemplo de la ciudad turística postapocalíptica. Las ruinas del presente, la mejor metáfora de la Canarias actual.

 

Fotografías: José Mendoza

Texto: El País Canario

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

×