“Nuestras vidas son nuestras”. Concentración contra el macroproyecto Cuna del Alma  

Cientos de personas se concentraron este martes para mostrar su rechazo a las obras del macroproyecto Cuna del Alma

Manifiesto de los activistas del Puertito de Adeje leído durante la concentración de protesta a las puertas del Hotel Escuela de Santa Cruz de Tenerife

Llevamos ya muchos años de una praxis política y económica al servicio de los fondos de inversión nacionales e internacionales y que ha olvidado servir a las necesidades de la población canaria que está desamparada, y que también se ha olvidado el cuidado de la tierra y sus ecosistemas que sostienen nuestras vidas.

Lo sentimos, pero aún no nos hemos acostumbrado a los desahucios a familias vulnerables, las muertes en urgencias por la falta de personal médico, las clases abarrotadas de alumnos en infraestructuras descuidadas, los trabajos de esclavitud por salarios de miseria y los incontables expolios del patrimonio natural y cultural de las islas. «Todo es por el progreso y el crecimiento económico», dicen. Pero ya no nos creemos sus mentiras. Sabemos que el trabajo que nos da su modelo es de miseria y nos empuja a ser exiliados económicos para trabajar por cuatro duros en los países ricos, y más importante, sabemos que la verdadera riqueza que sostiene nuestras vidas no está en las cuentas bancarias de ningún inversor nacional o internacional, si no en la tierra que habitamos y nos sostiene y en el trabajo que las personas que aquí viven.

Sabemos que Canarias no es nuestra, porque nosotras somos canarias, nos tocó vivir aquí por casualidad o por necesidad.

La misma tierra y el mar que nos dan sustento, el agua y el abrigo, es la que hace posible nuestra existencia. Sabemos que los recursos energéticos, el agua, la tierra, metales para tecnología, etc. están sobrexplotándose a nivel global por encima de su capacidad de carga desde hace muchos años y que por ello estamos colapsando como sociedades.

Sabemos que estos recursos no son recursos que explotar para especular y que se enriquezca una minoría social. Son nuestra vida. Y nuestra vida, no es de los inversores belgas ni de ningún otro lugar, ni siquiera de los políticos que votamos para que luego sirvan siempre a los intereses de esos mismos inversores a cambio de unas migajas.

NUESTRAS VIDAS SON NUESTRAS

Y por eso estamos alzadas. Nos han declarado la guerra a nuestras vidas y la vamos a luchar, porque es todo lo que tenemos.

 

Un comentario en ““Nuestras vidas son nuestras”. Concentración contra el macroproyecto Cuna del Alma  

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

×