“Pero somos la tierra”

“La tierra es un legado que no podemos poseer, pero que tenemos que defender”

Crónica de la concentración contra el proyecto «Cuna del Alma» del pasado 20 de agosto

Fuimos llegando poco antes de las doce al lugar de la convocatoria, frente al Cabildo de Tenerife, el sábado veinte de agosto; la idea era encontrarnos y reivindicar un sentimiento colectivo que inunda la actualidad en la emoción y en la realidad de la ciudadanía canaria. Una realidad que se nos presenta desde la continua destrucción del territorio, un especio pequeño del mundo, limitado y frágil donde vivimos mucha gente que con conciencia o no simplemente busca la dignidad en la vida para ellas y para sus hijos e hijas. Y la dignidad para que exista no puede ir contra la vida.

No éramos miles, pero tampoco fuimos pocos los que allí estábamos para hacer ruido y para hacer visible esa emoción y hacer visible la valentía de un grupo de jóvenes que están defendiendo uno de los últimos trocitos de nuestra isla en el Puertito de Adeje. El sábado, 20 de agosto del 2022, casi 500 personas de la isla y de otras islas nos concentramos frente al Cabildo de Tenerife en Santa Cruz de Tenerife para hacer ruido, para visibilizar, para gritar y dar voz a una emoción, a una verdad, a una necesidad y a una conciencia colectiva que reclama el cuidado y conservación del territorio, de la flora y la fauna que la habita, de la vida frente a la constante destrucción y sobrecarga que generan proyectos tan destructivos como el que rechazamos contundentemente, “Cuna del Alma”, en el Puertito de Adeje.

Realizamos esta concentración para denunciar el proyecto Cuna del Alma que ha sido posible por la colaboración prestada por el grupo de gobierno del Cabildo de Tenerife junto al resto de las administraciones que son cómplices necesarias de que este proyecto que destruye nuestro patrimonio natural y cultural haya sido aprobado y saliera adelante. Pero no pensaron que nos iban a encontrar de frente, especialmente con una acampada que va hacer un mes que se mantiene ahí parando la maquinaria de destrucción de nuestra tierra y no solo de unas palas sino también sacando a la luz un entramado político empresarial, que especula con nuestra tierra, beneficia y privilegia a unos pocos y lleva a la miseria, a la precariedad laboral a una mayoría de la población.

El Cabildo de Tenerife tuvo en sus manos el haber podido parar de forma definitiva ese proyecto o de haber contribuido a que se mantuviera la paralización cautelar inicial. Hecho que estuvo motivado por el informe arqueológico presentado por la asociación patrimonial Tegüico en el que les informaba de los importantes vestigios allí existentes. Tegüico presenta un informe dando cuenta de existencia de importantes yacimientos en el lugar como fondo de cabañas, cerámica, grabados, concheros y obsidiana, pertenecientes a la sociedad guanche presenta un informe dando cuenta de existencia de importantes yacimientos en el lugar como fondo de cabañas, cerámica, grabados, concheros y obsidiana, pertenecientes a la sociedad guanche. Tampoco encontró razón este Cabildo para paralizar la obra cuando se supo que después de todo esto las obras destruyeron parte de esos yacimientos, se limitó a considerar un hecho grave, al destruir algunos yacimientos de especial importancia.

Pero en esta institución insular que rige el señor Pedro Martin, se decidió levantar la orden cautelar de paralización y mantenerla solo en un 2% del terreno, mientras permitirá que en el 98% restante de la parcela se siguiera destrozando. Pero además a sabiendas de que se venía destruyendo un patrimonio natural con especies endémicas protegidas como los cardones y tabaibas, que son la base del ecosistema costero cardonal – tabaibal que son el espacio vital de muchas especies endémicas de aves.

Este espacio que pretenden urbanizar es un espacio colindante con el Sitio de Interés Científico de La Caleta, que tiene, al igual que el suelo donde se pretende ubicar cuna del alma. Un ecosistema singular, por tanto, toda la zona del Puertito de Adeje debe ser protegida igualmente, por el alto valor ecológico, para conservar los pocos espacios costeros libres de urbanizaciones.

Ya se ha producido un atentado ambiental contra la flora endémica que ha sido arrancada. Mientras las obras continúan en este lugar, se permite la posibilidad de que se siga destruyendo más especies únicas que forman parte de nuestra biodiversidad. Ha saltado la polémica sobre una de las varias especies no recogidas en el informe medioambiental como es la Echium triste o viborina solo recogieron una y hay siete más. Desde la guardia civil presente después de parada la obra ahora se le solicitó que interviniera para que levantara acta y un agente respondió que necesitaba una certificación de un biólogo del Cabildo. Ahí de nuevo el Cabildo en el centro, por eso exigimos al Cabildo la paralización de esta obra, sobran razones y por eso estábamos allí. Fuimos puntuales, todas a las doce y en poco tiempo éramos un puñado de gente, con banderas tricolores y siete estrellas verdes, con bucios, tambores, cacharros y cucharones que al unísono formaban un grito, no sólo ruido, al unísono comunicaban la preocupación colectiva por el lugar que habitamos, no sólo El Puertito de Adeje, todo el frágil territorio de Canarias.

Emoción, incertidumbre, nervios, unión y mucho afecto, nos organizamos tras las pancartas. Allí estábamos muchas activistas de diferentes colectivos ecologistas, sociales y culturales; Salvar Chiria- Soria, Greenpeace, Extinction Rebellion, Intersindical Canaria, Salvar La Tejita, Ben Magec, Plataforma de defensa de las pensiones públicas, acampada por el derecho a la vivienda, plataforma republicana de Tenerife, Tacoronte participa, colectivos feministas, Asociación Patrimonial Tegüico, movimiento antirracista, Lucha Ecológica Canaria Group…

Abrió los turnos de palabra Juan Carlos Tacoronte, querido, apreciado y comprometido actor y narrador oral de la tierra: “Soy hijo de jornaleros en las fincas del sur, identifico esos paisajes que llevo en vena”, que insistió en hacer un reconocimiento y valorar la entrega de activistas acampadas en el terreno que se está destruyendo por el proyecto Cuna del Alma y en que es absolutamente necesario que este modelo turístico pare, y que somos nuestro paisaje, como nos decía Luis Diego Cuscoy.

Entre aplausos, pitos, ruidos de tambores, bucios y cacharros y algunas lágrimas se dio paso a vitorear y reconocer a una pequeña representación de jóvenes que se trasladaron desde la acampada para asistir.

Posteriormente intervino para apoyar con sus palabras, Lolo, representante de la Acampada Reivindicativa por la vivienda en Canarias. Con un contundente y emocionado discurso, comunicó y reivindicó la dignidad de las familias que viven en Canarias y que les ha sido despojada por la precariedad laboral debido a un modelo que no garantiza la vida digna a la mayoría de la población trabajadora y mucho menos la vivienda, reivindicó la necesidad de estar unidos y la conexión de toda esta situación con un modelo que destruye el territorio y nos despoja de nuestro lugar.

“Exigimos al Cabildo la paralización de esta obra, sobran razones y por eso estamos aquí”

La alegría del evento fue entregada por un grupo de baile que nos invitó a danzar a ritmo de tajaraste: “En las costas canarias. Aquí no fabrica nadie”.

También desde Gran Canaria vinieron compañeros de Salvar Chira Soria. Pedro Hernández, su portavoz denunció la situación ecológica en las islas, la necesidad de tener conciencia de ello y de estar unidos más que nunca.

Mónica, Priscila, Pilar y Manuel compañeras de Salvar el Puertito leyeron un manifiesto donde se denunciaba la actuación tenida por parte del Cabildo, Ayuntamiento de Adeje y Gobierno de Canarias. Donde se hacía énfasis en que no es solo el puertito, es toda Canarias.  “Realizamos esta concentración para denunciar el proyecto Cuna del alma que ha sido posible por la colaboración prestada por el grupo de gobierno del Cabildo de Tenerife junto al resto de las administraciones que son cómplices necesarias de que este proyecto que destruye nuestro patrimonio natural y cultural haya sido aprobado y saliera adelante.”  Desde la Asociación Patrimonial Tegüico tomó la palabra Enrique Robayna para denunciar que las administraciones públicas en Canarias que tienen que defender nuestro patrimonio arqueológico, no lo están y nos toca a la ciudadanía salir a defenderlo”. Después de una hora y media, terminamos y cerramos el evento con otro baile del Tajaraste, que nos regaló el grupo que asistió a la concentración.

Bajo pleno sol y con el alma en un puño fuimos, gritamos, cantamos, nos reconocimos, hablamos y bailamos para visibilizar una profunda atrocidad más contra la población canaria y su territorio, contra el futuro medioambiental, cultural, social y económico de nuestros jóvenes fundamentado en un cínico discurso institucional que proclama “lo sostenible”.

“El territorio es la herencia de la naturaleza en él, nuestros antiguos intervinieron sembrando sin destrozos irreversibles. Ahí es, somos guardianes y guardianas de ese legado. El modelo de turismo tiene que cambiar y considerar el ecosistema a proteger. Señores políticos del Gobierno canario abran el ojo carajo y pongan el corazón a defender nuestra tierra” (Juan Carlos Tacoronte).

 

Plataforma Salvar El Puertito de Adeje

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

×