España contra los pueblos

El proceso soberanista catalán no ha dejado de ser torpedeado a lo largo de los últimos años. Hablamos de duras campañas mediáticas destinadas a modificar la opinión pública del pueblo catalán y, al mismo tiempo, consensuar un bloque españolista en todo el Estado. Un bloque que no tenía que estar formado únicamente por la derecha casposa y “muy española” del Partido Popular y Ciudadanos. Este bloque se debía conformar y articular con todas aquellas organizaciones que promueven, de una forma u otra, la unidad de España a toda costa: la unidad del reino. Es decir, la confirmación de ese destino trágico que impusieron los que ganaron la guerra civil. Una España Grande y Libre, tal y como prescribe la espiritualidad mohosa del régimen que nació el 18 de julio de 1936 y que fue refrendado tras la muerte del dictador, y se transformó en eso que ahora denominan “régimen del 78”. Leer más
×